sábado, 24 de diciembre de 2016

HUMBERTICO: EL BÉISBOL EN LAS VENAS.



Aunque la prueba para entrar en la Escuela de Iniciación Deportiva “Augusto Turcios Lima”, ubicada en Cienfuegos, como parte de la antigua provincia Las Villas, la hizo como segunda base, en 1969, a la edad de 14 años, el quemadense Humberto Melchor Arredondo Rodríguez desarrolló su carrera beisbolera como Receptor a partir de  1970, en los Juegos Escolares Nacionales de Alto Rendimiento.
“Humbe” o “Humbertico”, como todos le dicen, pertenece a una familia de deportistas, principalmente jugadores de pelota. Su padre, Humberto “Teto” Arredondo, también fue receptor.
Con orgullo menciona algunos destacados peloteros con los que ha coincidido en diferentes etapas como Pedro José Rodríguez, Luis Jova, Francisco Javier Carbonel, Miguel Vázquez, Miguel Díaz, Víctor Figueroa, Luis Armenteros, Nivaldo Pérez, Guillermo Pérez, Roberto Castellón, José Gómez Pinto “El Látigo”, Jorge Llanes, Nivaldo García, José Ribalta, Pablo Mederos, Ramón Acosta, Domingo Pulido, José Gervacio Perurera, Miguel Chapó, Miguel Serrano, Jorge Arredondo, Pedro Linares, Rafael Berrío, entre otros.
Particular espacio ocupa en su memoria el estelar cátcher de los equipos Villa Clara y Cuba Alberto Martínez, con quien coincidió en estudios y campeonatos.
Con emoción, Humbertico rememora su paso por varias preseleciones para la integración de los equipos Azucareros y Pescadores y su participación con este último, en la antigua región Sagua.
Con intensa pasión sigue amando el béisbol, aunque ya no está directamente relacionado con él; sin embargo, cuando el trabajo se lo permite, se le ve en las céntricas esquinas de Quemado de Güines, su pueblo natal, hablando de pelota, aconsejando a los jóvenes, en fin, sacando eso que lleva en la sangre y que no puede ocultar: su amor por el pasatiempo nacional cubano.
Humberto Arredondo Rodríguez es ahora mismo trabajador por cuenta propia donde dice sentirse bien aunque, reitera, siempre extrañando lo que tanto regocijo le dio, jugar béisbol.